7 de mayo de 2011

Pexegueiros y abolladura


En febrero comentábamos en esta bitácora que era época de injertar, y ahora ya estamos viendo el resultado: los injertos que han ido agarrando, pero también observamos las primeras enfermedades y plagas. Un invierno suave, una primavera con temperaturas altas y humedad… estaba casi anunciada la incidencia de la abolladura o lepra del melocotonero, provocada por el hongo Taphrina deformans, y sus deformaciones espectaculares en las hojas de pexegueiros, es decir, melocotoneros –Prunus persica– y sus diversas variantes y frutos (duraznos, pavías, bruñones, fresquillas, nectarinas, paraguayas, platerinas…).
Hoja con abolladura

Amigos por toda España, como Manuel, a orillas del Tambre, o Santiago, con su finca ecológica en Cesuras, siempre atento a los boletines de la Estación Fitopatolóxica de Areeiro, y también José Luis en Soria (buen conocedor en todo lo tocante a plagas y enfermedadesde vegetales), José en Villarobledo (Albacete), Antonio en Valencia, Vicente en Castellón, Fran en Murcia, amigos de Jaén, Gibraltar, Ourense, Lugo, Pontevedra… andamos intercambiando información y experiencias así como diferentes maneras de enfocar el tratamiento: que si es muy tarde para tratar con oxicloruro de cobre por su fitotoxididad para las hojas después de que broten y mejor hacerlo en invierno, que si Ziram, Captan, Tiram... o lo que parece más eficaz: Difenoconazol… A algunos nos preocupan los efectos secundarios de según qué tratamientos (al fin y al cabo nos vamos a comer el fruto la familia) aunque si se deja, el hongo puede acabar con el árbol. En definitiva, aprendiendo unos de otros. Yo me he dedicado a eliminar las hojas “abolladas” que, por primera vez, se me han presentado en un paraguayo y dar una pasada con oxicloruro de cobre; de momento me va aguantando…

Fruto cuajado

En As Salgueiras, por suerte, parece que se está salvando un bello pexegueiro tradicional que conservamos con mucho cariño en la aldea y tuvo una bonita floración primaveral, ahora han cuajado los frutos; será que no le llegan las esporas del hongo, o tal vez sea de una de esas variedades rústicas de mucho aguante. Anda ya mayor (los melocotoneros entran en senectud a las pocas décadas de edad), así que ya estamos pensando en injertarlo en francos de ciruelo y de pexegueiro y en abruñeiro, como la gente ha hecho toda la vida en Galicia; seguiremos aprendiendo de lo que nos enseñan las personas del lugar y otros amigos. Le buscaremos compañía, de ser posible pexego borracho, variedad con carne de un rojo intenso, casi desaparecida de las huertas gallegas.

Pexegueiro de As Salgueiras en flor

Mientras tanto humedad y buenas temperaturas, mala cosa para los pexegueiros: más abolladura.


10 comentarios:

  1. Yo he tenido lepra en un árbol de nectarinas. Los funguicidas sitémicos son los más útiles. Si se usan temprano, para la cosecha no debería haber problema en consumir la fruta. Suerte con esas paraguayas, se las ve muy bien.

    ResponderEliminar
  2. Ai Francisco, ¡Cuanto se aprende leyéndote eh! Pues suerte con las paraguayas, a ver si se salvan.

    La foto del pexegueiro de As Salgueiras es preciosa. ¡Dejadme alguna que quiero probarlas eh!

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Debido a las lluvias intensas de esta primavera el hongo de la abolladura (Taphrina Deformans) ha sido frecuente en melocotoneros, nectarinas he incluso en almendros.
    Se pudiera atribuir a la introducción de nuevas variedades todavía no aclimatadas a nuestras latitudes, pero sin embargo en base a la experiencia en una pequeña parcela de almendros que cultivo hace unos años parece ser que no es esta la causa.
    La parcela ubicada en el interior de Valencia (comarca de Los Serranos) la componen las siguientes variedades de almendros, Marcona variedad autóctona española y Ferragnes y Ferraduel variedades francesas obtenidas en los años 60 en la Estación de la Grande Ferrade.
    Sin tratamientos previos de invierno con compuestos cúpricos, pues yo los almendros hasta la fecha no los he tratado ni con fungicidas ni con insecticidas al no haber tenido problemas hasta hoy, si que es cierto que otros años es normal ver algunas hojas con síntomas pero este año es el primer año que he observado la abolladura principalmente en los tallos nuevos y con mayor índice en la variedad Marcona y algunas pero con menor índice en Ferragnes y Ferraduel.
    Posiblemente se pudiera atribuir a otras causa como el cambio climático, años secos y de golpe uno lluvioso como este por ejemplo.
    El caso es que tendré que plantearme si esto persiste dar los tratamientos, cosa que no había hecho hasta ahora.

    Antonio

    ResponderEliminar
  4. Francisco se me paso el comentarte sobre los melocotoneros, pero de estos solo tengo dos para autoconsumo y al estar situados en el chalet están más controlados.
    A estos si que les doy los tratamientos con oxicloruro de cobre, el primero cuando han tirado el 50% de las hojas y el segundo cuando empiezan a hinchar las yemas, pero este año he tenido que darles dos mas en primavera con captan y Tiram este ultimo en mezcla con un sistémico.


    Antonio

    ResponderEliminar
  5. Gracias Ana por el comentario, amable y benévolo...(tampoco sé tanto, estoy aprendiendo, en parte gracias a amigos como Antonio).
    Por cierto, se agradecen tus comentarios y experiencia, Antonio, a mi almendro Guara y otro franco que tengo para injertar precisamente con Marcona (dicen los expertos, incluso en California que es la mejor del mundo..., seguida de la Largueta) de momento no les ha afectado. El oxicloruro de cobre ha venido bien, pero estoy atento a repeticiones. Por supuesto este otoño e próximo final de invierno pienso tratar preventivamente con cobre, y me pensaré lo de algún sistémico, lo menos pernicioso posible, para justo la brotación e intentar no afectar al fruto.

    ResponderEliminar
  6. En As Salgueiras creo que ese peseguerio está junto a unas estupendas higueras. Coincido con Ana, Fran. Se aprende mucho leyendo tus entradas.

    ResponderEliminar
  7. Sí, Miguel, las higueras dan unos higos estupendos, estamos caracterizando los tipos (Migueliños, etc).

    Ese interés por las antiguas variedades no es un romanticismo retrógrado, sino por una parte la voluntad de conservar un patrimonio de sabores y también de adaptaciones conseguidas por generaciones de personas en el medio rural, algunas interesantes por su resistencia a enfermedades.

    Me comenta nuestro amigo Manuel que por su zona, cerca de Santiago, los melocotoneros de variedades comerciales selectas están muy atacados por abolladura este año, mientras que los pexegueiros gallegos lo llevan mucho mejor, será que han conseguido una cierta resistencia a ese hongo.
    Hay un campo abierto a la investigación agronómica, que ya está haciendo con algunos frutales el CIAM en Mabegondo con sus Banco de Xermoplasma, selección de variedades con potencialidad comercial en manzanas etc.
    también se puede investigar en mejora de las mismas en tamaño, producción, etc, o incluso, programas de cruce para obtener nuevas variedades de interés, como nos comentaba Santi, de Cesuras; es lo que se está haciendo en Francia, Italia, Australia, Nueva Zelanda... y aquí con el almendro en Aragón (variedades tardías adaptadas al frío seleccionadas y mejoradas del campo, como Guara y Moncayo), Murcia (nuevos cruces con características especiales, como Antoñeta), etc. Es decir, unir la herencia de la gente del rural con la investigación actual, comunicar la sabiduría ancestral y artesana con las oportunidades que ofrece nuestra época. Parte del futuro del medio rural pasa por ahí, así lo entendemos en As Salgueiras y por eso nos interesan también estas cuestiones, lo que nos transmite de la vida y conocimientos de la gente del lugar nuestro compañero Manolo y lo que aprendemos de los investigadores. Nuestro papel es el de intérpretes, tanto en éste ámbito como en otros de la cultura, del arte, del paisaje...

    ResponderEliminar
  8. Hay que ver de que tipo son los “pexegeiros” que ha plantado el tío Manolo cerca del cierre que hay detrás de la fuente abrevadero, pero como dice Ana: lo mejor será probarlos cuando empiecen a dar fruto. No se si los has visto Fran- deben de medir más o menos un metro y medio. Supongo que tendremos que esperar al menos dos o tres años.

    Lo de las especies autóctonas no es algo patriótico –que podría serlo-, ocurre como en las vacas cachenas. Cuando estos días de frentes fríos, subes a verlas y las encuentras tan tranquilas con su terneritos recién nacidos, caes en la cuenta que la adaptación al medio es su mejor ventaja. No hay que preocuparse a la hora de parir, si tienen frío, o si la vegetación y el entorno será duro para ellas. Parecen de exposición tan limpias, activas y sanas. Da la impresión incluso de que disfrutan del mal tiempo que les libra de las moscas que en este tiempo no paran de acosarlas.

    ResponderEliminar
  9. Ya les eché un ojo, Manu, tienen buena pinta, ya hablaremos con él a ver si nos aclara más, de dónde vienen, variedad (lo importante, como decis, que estén buenos y aguanten, por supuesto). Desde luego los plantó con buen ojo, hacia el sur-suroeste.
    Los pexegueiros se ponen en producción rápido, así que con suerte no habrá que esperar mucho... El de la aldea si todo sigue bien ya haremos la degustación este verano, que por los comentarios son pequeños pero buenos.
    De las cachenas tenemos que hablar próximamente, son una preciosidad, y de una valor genético impresionante, su resistencia y rusticidad, la calidad de su carne (casi da pena decirlo...) y sus orígenes que se remontan al uro, el toro prehistórico. Apenas quedan tres millares, entre ellas las manada (me resisto a llamarlas rebaño) que campa en As Salgueiras.

    ResponderEliminar
  10. Hola donde podría conseguir un pexegueiro borracho

    ResponderEliminar

Deja tu comentario en As Salgueiras